Cómo realizar un descenso correcto y confortable.

Cómo realizar un descenso correcto y confortable.

Muchos de mis alumnos, y también de los buceadores noveles que pasan por nuestro Centro, preguntan frecuentemente cómo deben hacer para mejorar su técnica de descenso, pues ellos mismos se dan cuenta muy pronto de que la comodidad durante toda la inmersión pasa por realizar un adecuado comienzo de la misma.

Pues bien, estas son algunas de las PAUTAS que os ayudarán a ejecutar un correcto descenso y, de este modo, a mejorar vuestro consumo de aire durante los primeros momentos de la inmersión, contribuyendo también a proporcionaros un tranquilo comienzo que podréis prolongar durante todo vuestro paseo submarino:

• Asegúrate de llevar el lastre adecuado. Para ello, recuerda realizar la “prueba del lastre correcto” —ponte todo el equipo; entra en agua suficientemente profunda como para no hacer pie; con el regulador en la boca, deshincha tu chaleco y mantén tus pulmones llenos; deberías quedarte flotando con el agua al nivel de tus ojos. Añade o quita lastre para conseguir esto—.

• Comienza el descenso en posición totalmente vertical, con los pies por delante. Esta posición facilita el desplazamiento vertical, que es el de descenso/ascenso.

• Es recomendable mirar hacia abajo mientras desciendes, de modo que evites arrollar a otros buceadores. Además, así evitarás que tu instinto te lleve a mantener los pulmones llenos, al percibir que el agua alcanza el nivel de tus ojos (es normal).

• Flexiona ligeramente tus rodillas para recoger las aletas hacia la parte posterior de tus piernas. De este modo, evitarás que las aletas frenen tu desplazamiento hacia abajo y también evitarás aletear instintivamente.

• Cuando sea posible, usa el cabo de fondeo para ayudarte a descender los primeros 2 ó 3 metros. En ese momento, la compresión del traje habrá reducido su flotabilidad positiva y podrás continuar tu descenso sin esfuerzo.

• Hincha tu chaleco conforme lo necesites para moderar la velocidad de descenso. Aletea ligeramente si es necesario para ayudarte.

• Y por último, y no menos importante, recuerda compensar tus oídos realizando la maniobra de Valsalva (u otra equivalente) en TODO momento y DESDE EL PRINCIPIO, empezando desde la superficie. Si no consigues compensar y sientes dolor, asciende un poco para aliviar la presión e insiste con la maniobra.

Espero que estas recomendaciones te ayuden…BUEN BUCEO!!!

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *